escala numericaEl dolor tiene un componente físico, pero también tiene un componente subjetivo que está influenciado por la forma en la que cada persona percibe su dolor, con las experiencias personales, con el nivel de umbral del dolor, etc.

Por lo tanto, en la actualidad no existe ningún procedimiento absolutamente objetivo para medir la intensidad del dolor como se mide la tensión arterial, la fiebre o la frecuencia cardíaca. Sin embargo, existen algunas reglas muy sencillas para que el médico y el paciente pueda valorar la intensidad del dolor y de esta forma poder seguir la eficacia del tratamiento con un analgésico.

Estas reglas que se utilizan en la consulta tienen diferentes formas y nombres pero todas ellas siguen el mismo sistema básico: cuantificar la intensidad del dolor del 0 (ausencia total de dolor) al 10 (un dolor absolutamente insoportable); de acuerdo con esta escala, un dolor leve se valoraría entre 1 y 3, un dolor moderado entre 4 y 6 y un dolor intenso por encima del 7.

Usted puede facilitar el trabajo  su médico si en cada consulta incluye en el Diario del Dolor la valoración y evolución de su dolor a lo largo del día; esto le va a permitir llegar a un diagnóstico inicial en la primera visita y a evaluar el resultado del tratamiento analgésico en sucesivas visitas.