Cirujano-150x137Hemos recibido una carta desde Argentina que queremos reproducir en su totalidad porque representa la experiencia dolorosa, pero con un final feliz, de una paciente agradecida. El mensaje final merece la categoría de esperanza. Agradecemos a Marcela su carta y le deseamos todo lo mejor.

Para todos aquellos que sufren, sigan teniendo esperanza de una vida sin dolor

Muy buenas tardes,

Señores de FEDELAT, hace nueve meses que me ha sido implantado en la Argentina, un neuroestimulador medular, por una lesión severa en la raiz de mi nervio ciático después de cuatro cirugías de columna. Mi vida ha cambiado desde que el Dr. Fabian Piedimonte y su equipo me realizaron esta intervención, a partir de hoy quiero manifestar mi gran agradecimiento por tanto profesionalismo, compromiso y buena gente.

Y abrir una puerta para quienes sufren dolor crónico o neuropático. Ya que es posible una vida plena y sin dolor. Esta es la historia que yo puedo llevar adelante, aún queriendo tantas veces bajar los brazos. No duden “siempre se puede”.

Foto Piedimonte ColorEl dolor es un flagelo que nos paraliza, ahoga nuestras emociones, nos llena todo y nos quita la posibilidad de una vida digna.

He convivido durante largos diez años con él; pero después de el implante del neuroestimulador medular he regresado para disfrutar el día a día.

Agradezco al Dr. Fabian Piedimonte, a su equipo y a mi neurocirujano de cabecera el Dr. Jorge Shilton.

Para todos aquellos que sufren, sigan teniendo esperanza de una vida sin dolor.

Marcela Vázquez Preiti