dolor lumbar Escribo desde la ciudad de Pasto, sur de Colombia.  Tengo 45 años de edad y vengo sufriendo de un dolor crónico progresivo hace 22 años.  He realizado múltiples tratamientos con la medicina alopática y alternativa sin resultados favorables hasta la fecha.  Estuve hace poco enla ciudad de Medellín donde me practicaron dos bloqueos y una radiofrecuencia, habiendo esta última sido efectiva únicamente por 13 días, pues el dolor bajó al 10%, sin embargo fue frustrante por cuanto según los médicos el alivio se perfilaba por un lapso de 8 meses.

El dolor se ubica principalmente en la zona inguinal y abdominal izquierda, extendiéndose hacia la parte lumbar del cuerpo, proyectándose también hacia la nalga, pierna y planta del pie, todo del lado izquierdo. Últimamente también con gran incidencia en el testículo izquierdo.

Se caracteriza el dolor por emitir una sensación punzante y quemante que en ciertas oportunidades cambia a frío intenso con sudor en el mismo sentido, proyectando también la sensación de múltiples piquetes, generando comezón sobre todo en la zona posterior izquierda donde existe una mancha.  Cuando más intenso se torna produce mareos, dolor de cabeza y alguna dificultad al asentar el pié izquierdo.  También genera bastante sed, una sensación de constante cansancio y un efecto como si se comprimiera el cerebro, experimentando al despertar en la mañana una sensación de un estropeo como si hubiese sido sometido a una tremenda golpiza.

El dolor es permanente, oscilando entre mediano (donde se torna como algo duro que templa en la parte lumbar izquierda), mediano (con la molestia relativamente soportable), fuerte (con las connotaciones que ello implica) y sumamente fuerte (en donde me desequilibrio por ser insoportable).  Esto es variable, pero por lo general cuando tengo un periodo de relativa calma que por lo general es muy corto, luego vienen varios días entre fuerte y sumamente fuerte.

Siempre ha existido una relación con la parte digestiva, por cuanto hay una marcada descompensación en especial en las épocas críticas.

Esta es mi inveterada historia y por eso, por este medio, solicito darme a conocer si alguien ha atravesado por esta amarga situación y cuáles los avances en procura de su solución.  Estoy presto a escuchar consejos y asesoría porque en verdad ya no aguanto más.

Mi correo electrónico es lubape@hotmail.com

Muchas gracias y que Dios los bendiga.

Luis Bayardo